Refuerzo de forjado de madera
Rehabilitación de forjados de madera
14 octubre, 2020
0

Hasta casi la segunda mitad del siglo XX, donde aparecen las viguetas de hormigón armado, los forjados de nuestros edificios se realizaban básicamente con viguetas de madera. La madera era un material fácil de obtener de la naturaleza, dada la abundancia de materia prima y altamente sostenible.

Su elaboración para convertirlo en material de construcción era relativamente sencilla ya que en cualquier taller artesano se convertían los troncos de los árboles en piezas de aproximadamente 10×20 cm que servían de parte portante de los forjados.

Normalmente, estas viguetas apoyaban sobre Jácenas de madera o sobre muros de carga de ladrillo macizo. El entrevigado se realizaba con el clásico “revoltón”, que no es más que una bóveda cerámica de doblado de rasilla, relleno de mortero de cal y escombros. Y la última planta se realizaba habitualmente con listones clavados para apoyar las rasillas y encima la cobertura de teja.

Hoy en día, aún nos encontramos con innumerables edificios en pie que tienen este tipo de forjados y su rehabilitación es relativamente sencilla si el estado de la madera no es demasiado malo. El proceso de rehabilitación puede variar según las circunstancias, pero el estándar sería el siguiente:

  1. Primero, y si es posible, se apuntala la planta a reforzar en las zonas donde exista riesgo de quiebra de la vigueta.
  2. Se elimina la capa de compresión y se aligeran los senos de los revoltones.
  3. Se limpia la vigueta y los revoltones; en este punto habría que detectar si las viguetas están en buen estado. Si no estuvieran en estado adecuado, hay varios sistemas para repararlas, con lámina de carbono, con resinas epoxi, con acero, etc. Aquí es imprescindible la intervención de un técnico con experiencia que determina la solución más idónea.
  4. Se emplean conectores a las viguetas, pueden ser de acero corrugado o fabricados expresamente para este menester.
  5. Se conecta el perímetro del forjado a las fábricas y al resto de la estructura con varillas de acero corrugado.
  6. Se coloca un mallazo para hacer trabajar las cargas del forjado de forma repartida.
  7. Se vuelve a instalar una capa de compresión de hormigón.

Nuestro consejo es que ante un forjado de viguetas de madera hay que hacer primero un buen análisis del estado de las mismas, para determinar la solución más adecuada, puesto que en la mayoría de los casos es posible su rehabilitación y puesta en funcionamiento de nuevo.

En Calallarga somos especialistas en la rehabilitación de estructuras y forjados de madera. Si quieres información para un estudio previo, contáctanos sin compromiso aquí.

Rehabilitación de forjado de madera
Rehabilitación de forjado de madera
Rehabilitación de forjado de madera
Rehabilitación de forjado de madera

Deja un comentario